jueves, 17 de febrero de 2011

Todas las mañanas despierto

.

Vasili Dimitrievich Polenov, Woman walking on a forest trail

Vasili Dimitrievich Polenov, Woman walking on a forest trail

.

Todas las mañanas despierto

y tú te has ido.

Has desaparecido groseramente, sin despedirte.

El pecho frío, cortado en dos:

una mitad para mañana, la otra para el olvido,

o para cuando el invierno crezca

sin tenernos en cuenta,

tal como tú y yo hicimos ayer con la vida de otros.

.

Todas las mañanas despierto

y mi amor ha muerto.

.

No hay rastro de palabra o silencio;

sólo un muslo yerto,

desperdigado por el vasto Sahara del lecho.

.

Todas las mañanas despierto

y no me encuentro.

Quien anoche se cobijó bajo la pluma blanca de una oca

fue cambiado en mitad del sueño

por otro que no conozco.

De nuevo han borrado mi memoria,

otra vez han matado a los que me precedieron.

Es así como no tengo una historia.

Y si no tengo pasado, tampoco tengo el futuro.

Ni siquiera es el presente en mí un estado seguro.

.

.

En la alacena de la cocina encuentro un bote de leche malteada.

¿Es de ahora, o lo olvidó la infancia otra mañana lejana?

.

Con buena suerte, por la tarde pienso en ti.

Me hago un café, en la pequeña máquina roja de una sola taza.

Le añado un suspiro helado de grappa,

y me siento a la mesa del mantel bordado

compartiendo el color cieno de tu invisible presencia a mi lado.

.

(Madrid, 200?-2011)

© David Lago Gonzalez

6 comentarios:

María Gina Valero Ortiz dijo...

Quien fue amado así...en el cielo tendreá una hamaca...una taza,una rosa...esperando el amor, que tambien los angeles,tienen amores.Me gusta, es realmente bello leerte,todos te mandamos nuestro cariño, cuidate poeta!!!1

Lamanga dijo...

bendita y maldita cama y esa ausencia tan presente.


besos

Menalcas dijo...

quien dijo que los hombres no necesitamos mimos?. un saludo

ELIO dijo...

Tu y tu manera tan sensible de decir.
La soledad, cuando llega a puntos extremos, se convierte en virtual companera que uno puede llegar a ponerle rostros y cambiarlos a gusto cuantas veces se nos antoje.
Me habre prostituido tanto?????

David Lago González dijo...

Qué bien nos conocemos, Elio Poblador!!!

David Lago González dijo...

GRACIAS a todos.